Análisis de las políticas públicas culturales en comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta

Acercar nuestras bibliotecas a los ciudadanos.
El programa de visitas de la Biblioteca Valenciana

Moving our libraries closer to citizens.
The program of visits of the Biblioteca Valenciana

Miguel C. Muñoz Feliu

Universitat Politècnica de València

Recibido: 14/03/2018

Aceptado: 27/04/2018

Muñoz Feliu, Miguel Carlos, 2018. Acercar nuestras bibliotecas a los ciudadanos. El programa de visitas de la Biblioteca ValencianaCulturas. Revista de Gestión Cultural, 5(1), 38-52. doi https://doi.org/10.4995/cs.2018.9827

 

Resumen

Muchas instituciones culturales carecen de una política activa para dar a conocer a la ciudadanía sus colecciones, productos y servicios. No es ese el caso de la Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu que en los últimos años ha ofertado una amplia gama de visitas guiadas (culturales, especializadas, teatralizadas, virtuales) para mostrar tanto la biblioteca como el Monasterio de San Miguel de los Reyes, edificio declarado BIC en 2008 pero situado en una zona periférica y degradada de la ciudad de Valencia. En el estudio se analizan este tipo de visitas, los resultados alcanzados hasta ahora y las posibles mejoras a incluir.

Palabras clave: visitas guiadas; bibliotecas; Internet; Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu; Monasterio de San Miguel de los Reyes.

Abstract

Many cultural institutions lack an active policy to present to the public their collections, products and services. That is not the case of the Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu that in recent years has offered a wide range of guided tours (cultural, specialized, theatrical, virtual) to publicize both the library and the Monastery of San Miguel de los Reyes, building declared BIC in 2008 but located in a peripheral and degraded zone of Valencia. In the study, we analyze these visits, the results achieved and the possible improvements to include.

Keywords: guided tours; libraries; Internet; Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu; Monasterio de San Miguel de los Reyes.in English

 

    1. Las bibliotecas españolas en el siglo XXI

Según las últimas estadísticas oficiales publicadas por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (MECD), solamente el 22,7% de la población española había ido a alguna biblioteca y apenas un ínfimo 7,9% había accedido por Internet a alguna de ellas, pese al masivo uso de smartphones o tablets que hay ya en nuestro país. En otras palabras, el 77,3% de la población española ignora o no utiliza en absoluto las bibliotecas y un 92,1% ni siquiera las ha consultado por Internet durante todo un año (MECD, 2015: 61).  Sin embargo, ello no quiere decir que no exista interés por lo que estas pueden ofrecer. Esas mismas estadísticas corroboran que el grado de interés de nuestros conciudadanos por los libros y la lectura es relativamente alto y alcanza al 63% de la población (MECD, 2015: 131).

Ciertamente, hay también excepciones en el marco español que demuestran que una política activa llevada a cabo desde las propias bibliotecas puede suponer que las mismas sean un elemento fundamental en la dinamización social de su entorno. Es el caso de las bibliotecas catalanas, que incluso en tiempos de crisis han mantenido e impulsado numerosos proyectos innovadores (Comalat Navarra y Espiná, 2016).

Obviamente, la inversión en un servicio, como el de las bibliotecas, que no es demandado por la ciudadanía es ínfima y las propias bibliotecas, irrelevantes socialmente, acaban recibiendo cada vez menos recursos públicos. Así, si observamos la inversión de la Administración General del Estado en Bibliotecas, vemos que la misma ha pasado de 108 millones de euros anuales en 2008 a 42 millones en 2015 (Fundación Alternativas 2016: 34).

Con la caída de inversiones, entramos en un círculo vicioso, puesto que esta minusvaloración general inhibe y ralentiza la toma de medidas que pudieran empezar a poner solución. Políticos y gestores obvian estos asuntos y los consideran temas menores. Inversiones e infraestructuras se resienten por ello (Muñoz Feliu 1996: 19).

En este contexto, es fundamental que las bibliotecas elaboren proyectos que permitan dar a conocer de una manera amena y atractiva sus productos, actividades y servicios, atrayendo así a nuevos usuarios, presenciales o virtuales. Es lo que están intentando algunas bibliotecas como la Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu, objeto de este estudio.

    2. La Biblioteca Valenciana. Fortalezas y debilidades

La Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu, creada jurídicamente en el año 1985, es la cabecera del sistema bibliotecario valenciano y como tal debe recopilar, tratar y difundir el patrimonio bibliográfico de la Comunitat Valenciana. Se trata, por tanto, de una biblioteca de tipo nacional y como tal recibe por depósito legal un ejemplar de todas las obras editadas en esta comunidad autónoma (Ley 4/2011, art. 13).

Este carácter la ha dotado de una idiosincrasia única que explica el gran número de donaciones y legados recibidos desde su creación. Al núcleo inicial formado por los fondos de Nicolau Primitiu Gómez-Serrano, se le añadieron decenas de donaciones de investigadores, eruditos y bibliófilos como Pere M.ª Orts, Jesús Martínez Guerricabeitia, Lluís Guarner, Vicente Lloréns, Luis García Ejarque, Guillermina Medrano-Rafael Supervía, Emilio Attard, Pilar Faus o Ignacio Soldevila, entre otros muchos. También se incorporaron colecciones institucionales como las de la Casa Regional Valenciana de México o Publipress. Un incremento al que también han ayudado las adquisiciones realizadas por la Generalitat quien comprara 40.000 postales de la colección de José Huguet, la biblioteca de la Familia Carreres, el archivo y biblioteca de Rafael Lapesa, o las colecciones de Manuel Bas Carbonell y de Eduardo López-Chavarri. Mención aparte merecen sus riquísimos fondos fotográficos como los de Francesc Jarque, Mario Guillamón, Vicent Peydró, Lázaro Bayarri, Finezas o Desfilis (Chapa Villalba, 2010). Actualmente, la Biblioteca Valenciana supera el millón de documentos y el millón y medio de ejemplares, siendo muchos de ellos de enorme valor bibliográfico e informativo (Generalitat Valenciana 2017).

También notable es su sede, el Monasterio de San Miguel de los Reyes, joya de la arquitectura valenciana y edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2008, que fue rehabilitado entre 1995 y el año 2000. Un edificio que guarda testimonios arqueológicos de sus diversos usos: el pequeño monasterio cisterciense medieval de Sant Bernat de Rascanya, el gran monasterio jerónimo de Sant Miquel dels Reis de los siglos XVI, XVII y XVIII y el presidio nacional de San Miguel de los Reyes de los siglos XIX y XX (Camps 2000).

Sin embargo, no todo es positivo. El Monasterio de San Miguel de los Reyes está ubicado en la periferia de Valencia, alejado del casco urbano y de los centros universitarios, y en una zona degradada social y urbanísticamente como es el barrio de Orriols. En el siglo XXI, el hecho de la distancia no sería demasiado grave si se hubieran acometido las reformas en el entorno previstas en el Plan de Ordenación Urbana de Valencia y en el propio Decreto por el que se declaró BIC (Decreto 142/2008). Nada se ha hecho. No se ha construido un parking digno de tal nombre. Tampoco se ha desviado la avenida de la Constitución con el consiguiente impacto sonoro y ambiental, ni se ha construido la vía de servicio para el acceso al monasterio. El inmueble sigue rodeado de edificios en estado de ruina que tapan la visión del mismo y generan una impresión social desagradable a cualquier visitante, que solamente se rompe cuando se ha accedido al interior del recinto.

 

Fig. 1. Interior del Monasterio de San Miguel de los Reyes

  

Fuente: Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu. Fondo Gráfico

 

Fig. 2. Exterior del Monasterio de San Miguel de los Reyes


 

Fuente: Google Maps. [Consulta: 11-3-2018]

Tampoco ha ido por buen camino el uso de los espacios interiores. A lo largo de los años, el edificio, que había sido rehabilitado con una única misión muy concreta como era la de ser la sede de la Biblioteca Valenciana, ha visto cómo sus dependencias eran ocupadas por otros organismos como la Acadèmia Valenciana de la Llengua (2002), el Servicio del Libro y Bibliotecas (2006), el Servicio de Archivos (2007) o gran parte de la Dirección General de Cultura (2011). En 2011, la conversión completa en un edificio básicamente administrativo solamente se evitó gracias a la denuncia y a la intervención de otras entidades como el Col·legi Oficial de Bibliotecaris i Documentalistes de la Comunitat Valenciana o la Societat Bibliogràfica Valenciana Jerònima Galés (R.F., 2011).

Finalmente, no podemos dejar de mencionar el impacto de la crisis económica sobre esta institución, que ha limitado enormemente su capacidad y sus medios. La caída de un rayo el 9 de abril de 2009 dañó el sistema de robots de la Biblioteca Valenciana que han dejado de funcionar desde entonces, unos robots que además de su propia funcionalidad en el transporte de documentos, ayudaban como reclamo en el marketing de la institución (Soler Verdejo et al., 2004). De hecho, los presupuestos del programa del Libro, Archivos y Bibliotecas de la Generalitat han caído de 23.216.000 euros (2009) a poco más de  14.709.000 euros (2018), una cifra que puede parecer alta pero que es bajísima pues con ella se han de pagar todos los gastos del tipo que sean  -personal, edificios, subvenciones, electricidad, limpieza o seguridad, entre otros- de toda la red, donde se incluye la Biblioteca Valenciana pero también l’Arxiu del Regne de València, la bibliotecas públicas provinciales de Valencia, Castellón y Alicante, o la biblioteca pública y archivo de Orihuela. Basta comparar con otras partidas destinadas en los propios presupuestos de la Generalitat para corroborar este escaso interés. Así, en 2018 un solo museo con un único edificio, el Museo de Bellas Artes de Valencia, recibirá de la Generalitat, 5.280.000 euros (Generalitat Valenciana 2018: presupuestos de 2009 y 2018).

 

    3. El programa de visitas de la Biblioteca Valenciana

Pese a ese contexto no siempre positivo, la Biblioteca Valenciana ha desarrollado una ambiciosa política para dar a conocer sus instalaciones, así como los productos y servicios que ofrece. Una política que hace uso de exposiciones, redes sociales, publicaciones o actividades culturales diversas como simposios, encuentros, cursos o jornadas y que va en consonancia con la misión y funciones de una biblioteca nacional del siglo XXI que ya no está, como en el pasado, al servicio exclusivo de una selecta minoría de investigadores sino de toda la sociedad. Ahora, las bibliotecas nacionales “son espacios de permanente actividad cultural que han de aprovechar para su labor de difusión las posibilidades que ofrece la nueva sociedad de la información” (Muñoz Feliu y Soler Verdejo 2010: 217).

Uno de los pilares de esta política han sido las visitas guiadas, comenzando por las visitas culturales, que se han ido diversificando en otras modalidades como visitas especializadas, teatralizadas o virtuales, que pretenden captar otro tipo de público o dotar de nuevas perspectivas la aproximación a esta institución.

 

3.1.   Visitas culturales

En consonancia con una política de apertura tanto de un edificio que ha sido declarado Bien de Interés Cultural, como de la propia biblioteca, el Monasterio de San Miguel de los Reyes fue dotado desde su reapertura como biblioteca en el año 2000 con maquetas y paneles informativos que permiten que cualquier usuario o visitante pueda comprender fácilmente los diversos usos que cada zona o dependencia tuvo en el pasado junto a su utilidad actual. Además, ciertas decisiones tomadas en el proceso de rehabilitación ayudaron en esa función didáctica. Así, los restos del claustro de Sant Bernat de Rascanya pueden ser observados desde una zona mirador por todos los visitantes (Esteban Chapapría 2001: 187-233).

En 2014, esta política se completó dando mayor presencia a la Biblioteca Valenciana propiamente dicha con una exposición permanente sobre la misma. Con ella, el visitante puede conocer su historia, sus funciones como un moderno sistema de información y sus fondos. En relación a los fondos, los documentos -siempre originales- se renuevan cada tres meses en consonancia con algún aspecto temático de actualidad, pero manteniendo la intención de que sean una muestra de la riqueza y diversidad de sus colecciones.

Junto a la posibilidad de visitar por cuenta propia gran parte del edificio y la exposición permanente, la Biblioteca Valenciana ofrece un amplio horario de visitas guiadas gratuitas que son realizadas por guías oficiales con conocimientos de Historia y de Arte, así como de idiomas. Los martes por la mañana se dedican a los grupos concertados. Sábados, domingos y la mayoría de festivos a las 12 y a las 13 horas hay visitas guiadas para familias, particulares y pequeños grupos; en este caso, no se precisa hacer ninguna reserva, pues basta con presentarse en la puerta y unirse al grupo espontáneamente formado. Además, el resto de actividades programadas en la Biblioteca Valenciana como encuentros, entregas de premios o jornadas suelen contar como actividad complementaria con una visita cultural al Monasterio y a la exposición permanente.

Desde finales de 2016, los visitantes en general y los docentes en particular pueden preparar o aprovechar mejor estas visitas gracias a las guías didácticas que la Biblioteca Valenciana ha editado. Existen dos guías: una para Primaria y otra para Secundaria, Bachillerato y Formación de Adultos y en ambas se aborda tanto el Monasterio de San Miguel de los Reyes como la propia Biblioteca Valenciana y contienen numerosos ejercicio y actividades. Hay versiones en valenciano y en castellano y se pueden descargar gratuitamente desde la web de la Biblioteca Valenciana (Algarra Santacreu 2016).

 

Fig. 3. Guía didáctica para Primaria

 

 

Fuente: ALGARRA SANTACREU, Esther. 2016. Guia didàctica. Primària [en línea]. València: Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu, [consultado: 12-3-2018]. ISBN 978-84-482-6106-1. Disponible en: http://bv.gva.es/documentos/guiaprim_val.pdf .

3.2.   Visitas especializadas. Jornada de puertas abiertas
No obstante, hay partes del edificio y de las instalaciones que no son accesibles para los numerosos grupos que disfrutan de las visitas culturales por motivos de seguridad. Son zonas como los depósitos, las salas de consulta o el taller de restauración que no pueden ser visitados de forma masiva, pero que pueden interesar, sin embargo, a grupos con intereses más específicos como estudiantes universitarios o grupos de bibliófilos. Para ellos, se precisa ofrecer visitas especializadas que son realizadas por el propio personal bibliotecario. Este tipo de visitas no tienen días prefijados. Precisan que se remita una solicitud y se suelen atender en su gran mayoría una vez acordadas una fecha y hora entre el responsable del grupo y los técnicos de la Biblioteca.

Este tipo de visita es también el que se hace, para todos los ciudadanos, el 29 de septiembre (Día de San Miguel). Ese día, entre las 9.30 y las 10 horas, los rayos de sol iluminan el lugar donde reposan los restos de Germana de Foix en la cripta del Monasterio, un fenómeno curioso que atraía y atrae a numerosos visitantes. En 2007, la Biblioteca Valenciana decidió aprovechar este fenómeno para organizar alrededor una jornada de puertas abiertas que permitiera dar a conocer el trabajo desarrollado en esta institución, pudiendo accederse en grupos guiados y con las debidas garantías de seguridad a los depósitos, salas de consulta o taller de restauración donde los propios técnicos explican el trabajo que se hace en cada área (López Handrich y Muñoz Feliu 2008).

Fig. 4. Cripta del Monasterio de San Miguel de los Reyes
 durante la II Jornadas de Puertas Abiertas (29-IX-2008)

LÓPEZ HANDRICH, Blanca; MUÑOZ FELIU, Miguel C. 2008. San Miguel de los Reyes muestra sus secretos. Revista de la Biblioteca Valenciana, 17, p. 19.

 

3.3.   Visitas teatralizadas

En una sociedad como la nuestra, a veces no bastan explicaciones profesionales centradas en aspectos históricos, artísticos o bibliotecarios. En ocasiones, es necesario dotar a estos contenidos de formas atractivas que enlacen de una manera efectiva el ocio y la cultura. Por ello, desde 2013, la Biblioteca Valenciana ha puesto en marcha visitas teatralizadas, que nacieron en un primer momento asociadas a las Noches de Música y Literatura realizadas durante los veranos de 2013, 2014 y 2015. Con la ayuda de actores y con un atractivo guion, los visitantes pudieron conocer la historia del edificio de otro modo y con otra perspectiva.

Este tipo de visitas teatralizadas se ha extendido también desde 2015 a algunos talleres, especialmente a los que tienen como protagonistas a niños y jóvenes que disfrutan de una visita especial realizada por personajes relacionados con el taller que realizarán y que muestran el Monasterio a través de sus ojos. Personajes como el Sombrero Loco (de Alicia en el País de las Maravillas), el Quijote de Cervantes o Vicente Blasco Ibáñez han paseado por San Miguel de los Reyes durante estos últimos años.

 

Fig. 5. Visitas teatralizadas en el Monasterio de S. Miguel de los Reyes

LÓPEZ HANDRICH, Blanca; MUÑOZ FELIU, Miguel C. 2008. San Miguel de los Reyes muestra sus secretos. Revista de la Biblioteca Valenciana, 17, p. 19.

Fuente: Entralart

 

 

3.4.   Visita virtual

Finalmente, pero no menos importante, la Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu dispone desde 2014 de una visita virtual a la totalidad de las instalaciones tanto bibliotecarias como histórico-artísticas y donde se han incluido zonas de difícil acceso como los tejados, los depósitos o el taller de restauración.

La visita virtual está estructurada a partir de fotografías en 360 grados y puede realizarse de tres maneras: como un visitante físico; mediante planos; o mediante imágenes.

En la primera opción, el navegante se convierte en un visitante físico que accede secuencialmente de una zona a otra, a través de las flechas y puertas del recinto.

En la segunda opción, el desplazamiento se produce directamente mediante planos, yendo directamente a la zona que se desee visitar.

En la tercera opción, se muestran diversas imágenes hipermedia que llevan directamente al espacio que se quiera visitar, una vez se pulse en la imagen correspondiente.

En todas las zonas se pueden consultar textos informativos sobre su pasado y su uso actual. Las imágenes, tridimensionales, puede girarse 360 grados. Cualquier detalle puede ser ampliado mediante el zoom. También existe la posibilidad de contemplar en movimiento el espacio mediante un giro automático a cámara lenta. Finalmente, cabe señalar que en todo momento un cursor señala la posición del visitante en el plano y su relación con el norte.

La producción de esta visita virtual se hizo sin coste externo para la Generalitat. La visita virtual fue montada por la Unidad de Producciones Audiovisuales de la Conselleria de Educación, Cultura y Deportes, que asumió los aspectos técnicos del proyecto. La selección de los itinerarios, así como los textos informativos que complementan la visita, fueron aportados por el personal de la Biblioteca Valenciana

Actualmente, hay disponible una versión en castellano y otra en valenciano y se está trabajando en una versión en inglés. La visita virtual está disponible en la web de la Biblioteca Valenciana.

 

 

Fig. 6. Visita virtual de la Biblioteca Valenciana


 

Fuente: Web de la Biblioteca Valenciana <http://bv.gva.es>
[Consulta: 11-3-2018]

3.5. Otras acciones

El programa de visitas guiadas ha venido acompañado también de otras acciones que permitieran abrir la institución a toda la ciudadanía.

Así, la Biblioteca Valenciana se ha dotado a lo largo de estos últimos años de perfil propio en las principales redes sociales. Dispone de presencia propia en Facebook, Twitter, You Tube, Pinterest e Instagram.

También se ha hecho un notable esfuerzo comunicativo hacia los mass media. La presencia de la Biblioteca Valenciana se ha triplicado en medios de comunicación tradicionales y diarios como Levante, Las Provincias, La Vanguardia o CulturPlaza se hacen eco habitualmente de sus actividades. Asimismo, numerosas productoras ligadas a la nueva televisión autonómica À Punt están acercándose a nuestras instalaciones para grabar fondos documentales o hacer entrevistas.

Asimismo, desde 2015 se han eliminado las tasas para la obtención del carné de investigador, de modo que ahora cualquier ciudadano puede hacer uso de las salas de consulta sin necesidad de hacer ningún tipo de pago previo.

Finalmente, se ha iniciado una política de edición de guías temáticas electrónicas que permitan una mejor difusión de nuestros fondos. Actualmente, ya se pueden consultar las guías sobre el exilio, colección cervantina, fomento lector y fondos musicales a través del portal web de la Biblioteca Valenciana < http://bv.gva.es >.

    4. Balances y perspectivas

El resultado alcanzado hasta ahora por estas iniciativas es muy positivo. En 2017 la Biblioteca Valenciana contó con más de 59.000 visitantes presenciales, con una importante subida en relación a años precedentes. De ellos, la gran mayoría (el 90%) hicieron visitas culturales del primer tipo, pudiendo conocer tanto el edificio como la biblioteca a través de la exposición permanente. Otras 2.000 personas disfrutaron de la jornada de puertas abiertas o de visitas especializadas y varios millares de niños y jóvenes conocieron la Biblioteca Valenciana de la mano de personajes como Blasco Ibáñez o Tonet, uno de los personajes de Cañas y barro.  Finalmente, más de 10.000 internautas han realizado la visita virtual desde 2014.

Si bien estos resultados son muy positivos, la Biblioteca Valenciana desea afrontar cambios y mejoras en el futuro próximo. En esa línea, la Biblioteca Valenciana desea potenciar la visita virtual en una nueva web, ahora en construcción, que permita superar las limitaciones del actual portal, e incorporando una versión en inglés a la misma.

Finalmente, cabe destacar que la Biblioteca Valenciana es pionera en el marco del proyecto de Palaus Transparents de la Generalitat en la inclusión de beacons que permitan explorar con dispositivos móviles nuestras instalaciones, ofreciendo explicaciones en cada momento y lugar al visitante, tal y como es habitual en los museos más modernos y avanzados. Se espera su instalación a lo largo del 2018.

    5. Conclusiones

La Biblioteca Valenciana es un buen ejemplo de cómo una entidad pública puede poner en marcha un programa amplio y diversificado de visitas que abarquen aspectos cuantitativos, pero también cualitativos, y que permita a muchos segmentos de la población aproximarse a las bibliotecas. Una política activa que, a medio plazo, puede suponer una mayor visibilidad social y una mejor apreciación de las bibliotecas por parte de la ciudadanía con consecuencias positivas en su mantenimiento y financiación.

 

Bibliografía

ALGARRA SANTACREU, Esther, 2016. Guia didàctica. Primària [en línea]. València: Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu, [consultado: 12-3-2018]. ISBN 978-84-482-6106-1. Disponible en: http://bv.gva.es/documentos/guiaprim_val.pdf .

ALGARRA SANTACREU, Esther, 2016. Guía didáctica. Primaria [en línea]. València: Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu, [consultado: 12-3-2018]. ISBN 978-84-482-6105-4. Disponible en: http://bv.gva.es/documentos/guiaprim_spi.pdf .
ALGARRA SANTACREU, Esther, 2016. Guia didàctica. ESO, Batxillerat i Adults [en línea]. València: Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu, [consultado: 12-3-2018]. ISBN 978-84-482-6108-5. Disponible en: http://bv.gva.es/documentos/guiasec_val.pdf.
ALGARRA SANTACREU, Esther, 2016. Guía didáctica. ESO, Bachillerato y Adultos [en línea]. València: Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu, [consultado: 12-3-2018]. ISBN 978-84-482-6107-8. Disponible en: http://bv.gva.es/documentos/guiasec_spi.pdf.
CAMPS, Concha, 2000. La biblioteca y su sede: de Sant Bernat de Rascanya a San Miguel de los Reyes. En: San Miguel de los Reyes: de biblioteca real a Biblioteca Valenciana. Valencia: Biblioteca Valenciana, pp. 161-186. ISBN 84-482-2410-8.
CHAPA VILLALBA, Salvador, 2010. La Biblioteca Valenciana. Una biblioteca de bibliotecas. En: La Biblioteca Valenciana: 1985-2010. València: Conselleria de Cultura i Esport, pp. 19-38. ISBN 978-482-4128-5.
COMALAT NAVARRA, Maite; ESPINÀS, Eulàlia, 2016. Les biblioteques públiques a Catalunya (2014-2015). Anuari de l'Observatori de Biblioteques, Llibres i Lectura, n.º 4, 2016, pp. 189-209. ISSN-e 2014-0088.
COMUNITAT VALENCIANA, 2008. Decreto 142/2008, de 3 de octubre, del Consell, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, el monasterio de San Miguel de los Reyes. DOCV n.º 5865, de 7-10-2008.
COMUNITAT VALENCIANA, 2011. Ley 4/2011, de 23 de marzo, de la Generalitat, de Bibliotecas de la Comunitat Valenciana. DOCV n.º 6488, de 25-3-2011.
ESPAÑA. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE (MECD), 2015.  Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España 2014-2015 [en línea]. Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, [consultado: 12-3-2018]. Disponible en: https://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano/estadisticas/cultura/mc/ehc/2014-2015/presentacion.html.
ESPAÑA. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE (MECD), 2017. Anuario de estadísticas culturales 2017 [en línea]. Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, [consultado: 12-3-2018]. Disponible en: https://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano/estadisticas/cultura/mc/naec/portada.html.
ESTEBAN CHAPAPRÍA, Julián, 2001. La restauración y rehabilitación del antiguo monasterio de San Miguel de los Reyes para sede de la Biblioteca Valenciana. En: San Miguel de los Reyes: de biblioteca real a Biblioteca Valenciana. Valencia: Biblioteca Valenciana, pp. 187-233. ISBN 84-482-2410-8.
FUNDACIÓN ALTERNATIVAS, 2016. Informe sobre el estado de la cultura en España. Madrid: Fundación Alternativas.
GENERALITAT VALENCIANA, 2018. Palaus transparents [en línea].  València: Conselleria de Transparencia, Responsabilidad social, Participación y Cooperación, [consultado: 11-3-2018] Disponible en: http://www.transparencia.gva.es/palaus-transparents.
GENERALITAT VALENCIANA, 2017. Sistema Estadístic Bibliotecari Valencià [en línea]. València: Conselleria d’Educació, Investigació, Cultura i Esport, [consultado: 11-3-2018] Disponible en: http://webapp.cult.gva.es/hdfi/ESLAB-BIBLIO/bibliotecas_vpru.jsp.
GENERALITAT VALENCIANA, 2018. Presupuestos 2000-2018 [en línea]. València: Conselleria d’Hisenda i Model Econòmic, [consultado: 11-3-2018].  Disponible en: http://www.hisenda.gva.es/web/presupuestos/hacienda-presupuestosanteriores.
LÓPEZ HANDRICH, Blanca; MUÑOZ FELIU, Miguel C., 2008. San Miguel de los Reyes muestra sus secretos. Revista de la Biblioteca Valenciana, 17, pp. 18-19. ISSN 1885-3420.
MUÑOZ FELIU, Miguel C., 1996. Consideración social y papel del especialista de la información en la Valencia de finales de siglo. Métodos de Información, (3)9, pp. 16-20. ISSN 1134-2838. Disponible en: http://www.metodosdeinformacion.es/mei/index.php/mei/article/view/124/146
MUÑOZ FELIU, Miguel C.; SOLER, Nuria, 2010. La difusión en la Biblioteca Valenciana. Exposiciones y actividades culturales. En: La Biblioteca Valenciana (1985-2010). Valencia: Generalitat Valenciana, pp. 217- 228. ISBN 978-482-4128-5.
R.F, 2011. La reconversión de San Miguel de los Reyes pone en peligro a la Biblioteca Valenciana. Levante [en línea], 27 de julio de 2011, [consultado: 12-3-2018]. Disponible en: http://www.levante-emv.com/cultura/2011/07/27/reconversion-san-miguel-reyes-pone-peligro-biblioteca-valenciana/827802.html.
SOLER, Nuria; MARTÍNEZ QUÉS, M.ª Ángeles; MUÑOZ FELIU, Miguel C., 2004. Bibliotecas nacionales y robótica. El sistema de robots de la Biblioteca Valenciana. En: MERLO VEGA, J. A., ed. lit. V Coloquio Internacional de Ciencias de la Documentación. Salamanca: Universidad, 1 Cd-Rom.


Puede verse una selección de noticias en la web de la Biblioteca Valenciana: http://bv.gva.es .

Abstract Views

1486
Metrics Loading ...

Metrics powered by PLOS ALM





Esta revista se publica bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Universitat Politècnica de València

e-ISSN: 2386-7515     https://dx.doi.org/10.4995/cs