Antonio Vivaldi… ¡en Cuenca!

Antonio Vivaldi… ¡en Cuenca!:

breve aproximación a la Semana de Música Religiosa de Cuenca (2001-2019)

Antonio Vivaldi ... in Cuenca !:

a approach to the Semana de Música Religiosa de Cuenca (2001-2019)

 

 

Marco Antonio de la Ossa Martínez

Facultad de Educación de Cuenca (UCLM), España

marco.ossa@uclm.es

 

 

 

Recibido: 7/01/2020

Aceptado: 28/05/2020

Ossa Martínez, Marco Antonio de la, 2020. Antonio Vivaldi… ¡en Cuenca!: breve aproximación a la Semana de Música Religiosa de Cuenca (2001-2019). Culturas. Revista de Gestión Cultural, 7(1), 19-43. doi https://doi.org/10.4995/cs.2020.12942

 

 

Resumen

 

La Semana de Música Religiosa de Cuenca (SMR) inició su andadura en 1962. Miembro de la Asociación Europea de Festivales desde 1986, es el cuarto festival más antiguo de España. Además, comparte fecha en el calendario con la celebración de la Semana Santa conquense (ambas están declaradas de Interés Turístico Internacional).

En este artículo nos centraremos en la programación de obras de Antonio Vivaldi en las ediciones que han acontecido entre el año 2001 y el 2019. De forma previa y como contextualización, nos aproximaremos al ciclo conquense y sus claves, la figura del violinista italiano y su música religiosa.

Además, nos acercaremos a los directores, solistas, gestores, agrupaciones y obras que han protagonizado los conciertos en los que se ha escuchado música de Vivaldi en la Semana de Música Religiosa de Cuenca para, en global, descubrir qué partituras e intérpretes se han considerado más interesantes, al tiempo que descubriremos las ediciones y recitales que han contado con música del prete rosso.

 

Palabras clave: festival; Semana de Música Religiosa; Cuenca; Vivaldi; música sacra.

 

Abstract

The Semana de Música Religiosa de Cuenca (SMR) began its journey during the Franco dictatorship, more specifically in 1962. Member of the European Festival Association since 1986, it is the fourth oldest festival in Spain. In addition, it shares a date on the calendar with the celebration of Holy Week Cuenca (both are declared of International Tourist Interest).

In this paper we will focus on the programming of works by Antonio Vivaldi in the editions that have occurred between 2001 and 2019. Previously and as contextualization, we will approach the Cuenca cycle and its keys, the figure of the Italian violinist and his Religious music.

In this way, we will approach the directors, soloists, managers, groups and works that have starred in the concerts in which Vivaldi music has been heard in the Week of Religious Music of Cuenca to, in global, discover what scores and performers are they have considered more interesting, what editions and how many recitals they have had music of the prete rosso.

Keywords: music festival, Semana de Música Religiosa, Cuenca, Vivaldi, sacred music.

 

 

1.   Breve aproximación a la Semana de Música Religiosa de Cuenca (SMR)

 

En plena dictadura franquista, la creación en 1962 de la Semana de Música Religiosa de Cuenca fue un revulsivo para la vida de una ciudad pequeña olvidada y un tanto perdida en el interior de la Península Ibérica. Por aquel entonces contaba con una población de menos de treinta mil habitantes. Si atendemos a los núcleos de mayor importancia a nivel industrial y de población españoles, podemos afirmar que estaba bastante aislada en todos los ámbitos, también en lo referente a los centros musicales y artísticos del momento. Además, no poseía un entramado industrial que posibilitara el progreso, hecho que, desgraciadamente, tampoco ha variado en demasía en nuestros días. En la actualidad, Cuenca cuenta con unas cincuenta y cinco mil personas censadas. Se emplaza en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, es capital de la provincia que tiene el mismo nombre y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

Este festival, cuarto más antiguo de España tras la Quincena Musical de San Sebastián y los ciclos de Granada y Santander, es miembro de la Asociación Europea de Festivales desde 1986 (EFA). Está declarado de Interés Turístico Internacional, de la misma manera que la Semana Santa conquense, con la que comparte ubicación en el calendario, aunque en alguna etapa no coincidieron en fecha ya que la Semana se adelantó una semana.

Fig. 1. La Capilla Peñaflorida en la iglesia de san Miguel de Cuenca. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

La Semana de Música Religiosa de Cuenca coincidió en su puesta en marcha con otro proyecto artístico de una gran relevancia para la ciudad: el pintor Fernando Zóbel tuvo la brillantísima idea de instalar en las célebres Casas Colgadas un museo dedicado al arte contemporáneo, que después se conocería como el de Arte Abstracto. Como resumió Peñuelas, 

Cuenca es por entonces, en su esencia, un páramo pobre económico, social y cultural, con leves destellos de originalidad e ímpetu por las nuevas tendencias artísticas importadas por pintores rompedores con la oficialidad y la censura. Cuenta con un entorno natural espectacular, remoto y tranquilo, donde unos pocos intelectuales, de cada una de las vanguardias que han ido surgiendo al final del siglo XX, descubren un lugar privilegiado donde trabajar y proyectar su quehacer y su arte en un escaparate original (2006: 16).

 

Si la comparamos con el resto de festivales españoles dedicados a la música académica, culta o clásica, lo cierto es que la Semana de Música Religiosa de Cuenca ha destacado por poseer un sello distintivo. De esta manera, a pesar de los numerosos vaivenes que ha sufrido a lo largo de su ya dilatada y rica historia y como apuntó el que fuera su director, Antonio Moral, “el festival conquense siempre conservó una marcada personalidad, como consecuencia de su alta especialización musical, de su maravillosa localización geográfica y de la enorme riqueza patrimonial que lo envuelve” (2001, 9).

Fig. 2. Concerto Italiano en el Teatro Auditorio de Cuenca. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

Algunas de las claves que se han repetido prácticamente en todas sus ediciones han sido el fomento a la investigación musicológica y el disfrute y recreación de las grandes obras sacras de todos los tiempos. Además, se ha atraído a la ciudad a agrupaciones, solistas y directores de gran prestigio nacional e internacional; también ha sido sobresaliente el apoyo y fomento a la creación e interpretación de música contemporánea.

Al mismo tiempo, se ha convertido en un lugar de encuentro para intérpretes, estudiantes, melómanos, directores, musicólogos y críticos que se dan cita en una población pequeña situada a unos ciento sesenta kilómetros de Madrid y otros tantos de Valencia en la que apenas hay industria: “en una ciudad pobre y a desmano, mantener durante cerca de cincuenta años un festival dedicado a la música religiosa ha sido la virtud de la excepción (Mombiedro 2006, 217).

Lo primero a analizar en el ciclo conquense es el concepto de religiosidad. Bajo nuestro criterio, se aproximaría tal vez en mayor medida y de forma abierta al término espiritualidad. En ese sentido, estaría abierto a todo tipo de expectativas e inquietudes.

Fig. 3. Concierto de La Risonanza. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

Por tanto, quizá nos encontremos ante una especie de museo musical vivo e intangible ligado a las creaciones musicales que han ido surgiendo en diferentes etapas históricas vinculadas, de una u otra manera, al cristianismo. En este caso, se programan para que un auditorio disfrute de ellas, en la mayor parte de casos con unas nuevas funciones muy alejadas de las que tuvieron al ser creadas, interpretadas y escuchadas por primera vez en su tiempo.

Estos son los directores artísticos que, hasta el momento, han estado al frente de la Semana de Música Religiosa de Cuenca:

 

DIRECTOR ARTÍSTICO

AÑOS

ANTONIO IGLESIAS

1962-1980

PABLO LÓPEZ DE OSABA

1981-1993

ISMAEL MARTÍNEZ BARAMBIO E IGNACIO YEPES

1994-2000

ANTONIO MORAL

2001-2006

PILAR TOMÁS

2007-2016

CRISTÓBAL SOLER

2017-actualidad

Tabla 1. Directores artísticos y años en los que han conducido la Semana de Música Religiosa de Cuenca entre 1962 y la actualidad

Fig. 4. Concierto de Orfeo 55. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

Pese a que siempre se dejó espacio para actividades paralelas, el núcleo principal de la programación de cada edición entre 2001 y 2019 se dedicó a la programación de conciertos. En 2008, 2009, 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016 algunos de ellos se situaron en un nuevo apartado, Liturgias. Del mismo modo, los encuentros y rutas que se celebraron en 2017 también llevaban aparejados la celebración de interpretaciones en vivo de una extensión notable. En global y si sumamos todas estas propuestas musicales, podemos afirmar que se han celebrado cuatrocientas cuatro actividades en estas diecinueve ediciones. La tabla resumen es la siguiente:

AÑO

Conciertos

Liturgias

Visita acústica

Encuentros con concierto

Rutas con música

Director artístico

2001

12

 

 

 

 

A. MORAL

2002

22

 

 

 

 

A. MORAL

2003

22

 

 

 

 

A. MORAL

2004

22

 

 

 

 

A. MORAL

2005

22

 

 

 

 

A. MORAL

2006

22

 

 

 

 

A. MORAL

2007

17

 

 

 

 

P. TOMÁS

2008

25

8

 

 

 

P. TOMÁS

2009

25

5

 

 

 

P. TOMÁS

2010

21

 

 

 

 

P. TOMÁS

2011

25

 

 

 

 

P. TOMÁS

2012

16

3

1

 

 

P. TOMÁS

2013

20

2

 

 

 

P. TOMÁS

2014

21

2

 

 

 

P. TOMÁS

2015

18

2

 

 

 

P. TOMÁS

2016

18

1

 

 

 

P. TOMÁS

2017

13

 

 

3

3

C. SOLER

2018

19

 

 

 

 

C. SOLER

2019

18

 

 

 

 

C.SOLER

Tabla 2. Año, conciertos, liturgias, visitas acústicas, encuentros en los que se desarrollaron recitales, rutas con música y director artístico que lo programó en la Semana de Música Religiosa entre 2001 y 2019

 

 

1.   La música de Antonio Vivaldi en la Semana de Música Religiosa de Cuenca entre 2001 y 2019

 

1.1. Acercamiento a la figura de Antonio Vivaldi

 

La vida de Antonio Lucio Vivaldi es un tanto desconocida, ya que apenas podemos encontrar informaciones contrastadas sobre diferentes etapas y situaciones en torno suyo. Además, tampoco disponemos de datos acerca de sus ideas, opiniones o vida privada. Por el contrario, solo parecen haber llegado hasta nosotros los documentos relativos a los trabajos que desarrolló en diferentes instituciones, una gran cantidad de anécdotas, en buena parte inventadas, y unas pocas misivas que reflejan algunas de las relaciones profesionales que mantuvo con diferentes personas:

Los documentos sobre el compositor son escasos: los testimonios que hablan de él siguen siendo poco numerosos y las cartas de su mano conocidas hoy día no son apenas más que trece en total, limitadas al periodo entre 1736 y 1739. Es lo que explica que hasta el momento haya tan pocas consagradas al autor de Las cuatro estaciones (Barbier, 2005: 17). 

Pese a ello, son muy numerosos los escritos, publicaciones y notas al programa de conciertos y discos que han abordado la figura y, sobre todo, la obra del sacerdote, violinista, maestro de capilla, docente, empresario y compositor veneciano. En este artículo y de forma humilde, tan solo pretendemos relatar cuáles han sido las composiciones y grupos que se han interpretado en la Semana de Música Religiosa de Cuenca entre 2001 y 2019. A pesar de las múltiples tareas que efectuó en vida,

…la herencia musical de Antonio Vivaldi se compone de un extenso catálogo que abraza todos los géneros en boga de su época. Un legado que alcanza las 750 composiciones, y eso contando solo aquellas que han llegado hasta nosotros, pues de muchas otras solo nos queda hoy la constancia de que algún día existieron. No obstante, esta admirable productividad, ha sido el instrumental el género que, entonces como ahora, más ha hecho cimentar su fama (Moreno, 2005: 29-30).

Antonio Lucio nació el 4 de marzo de 1685 en Venecia en el seno de una familia numerosa. Fue el primogénito de nueve hermanos, de los cuales cuatro eran mujeres y cinco hombres. Tal y como afirma Kolneder, “no existen datos fiables sobre el periodo que abarca hasta el 18 de septiembre de 1693, día en que recibió la tonsura clerical” (1984: 9). Parece que su llegada al mundo no fue sencilla: al parecer y debido a su débil constitución, la comadrona se vio obligada a impartirle un bautismo de urgencia porque creía que podía fallecer poco después. Por fortuna, no fue así, y su entrada en el catolicismo “se completó el día 6 de mayo en la iglesia de San Giovanni in Bràgora” (Kolneder 1984: 9). 

Desde temprana edad destacó por el color de su pelo, heredado de su padre. Por ello, sus contemporáneos le pusieron un apodo por el que fue pronto conocido, prete rosso (el cura pelirrojo). Su progenitor, violinista en la capilla ducal de la catedral de san Marcos, fue su primer profesor. En ocasiones se ha señalado el hecho de que ambos formaron parte de forma regular de la orquesta del templo, aunque Antonio solo colaboró con esta agrupación puntualmente, ya que “su nombre aparece en las listas de pago de la fiesta de Navidad de 1696; era uno de los violinistas que apoyaban a los instrumentos de cuerda (A prè Vivaldi per violini cechini 1)” (Kolneder 1984: 9). 

También hay quien ha señalado que los Vivaldi, padre e hijo, actuaron en público juntos algunas veces. Algunos biógrafos señalan la posible gran

…atracción que habrían supuesto estas actuaciones, y llegan incluso a comparar la pareja Giovanni-Antonio Vivaldi con la que formaron Leopold Mozart y su hijo Wolfgang Amadeus. Lo único que puede afirmarse con certeza es que Giovanni alentó de algún modo la vocación del único de sus hijos dotado de talento musical (Nuño, 2005: 13).

 

Al parecer, también se formó con el compositor y organista Giovanni Legrenzi, pese a que este hecho ha sido puesto en entredicho por distintos teóricos, ya que “ningún documento lo atestigua” (Nuño 2005b: 7). Siguió la tradición veneciana de la época por la cual el primogénito de las familias humildes seguía carrera eclesiástica. Además de unirse una posible vocación que podría darse o no, los principales motivos habituales se acercaban al intento de lograr un trabajo fijo y estable con el que ganarse la vida y evitar la dispersión de bienes de la familia (en ese instante, no existía derecho de primogenitura en las familias numerosas). Sea como fuere, se ordenó sacerdote en el año 1703, aunque en lo que realmente mostró una aptitud y actitud fuera de lo común fue en la música y en el violín, su instrumento.

En referencia a su formación como sacerdote, no acudió a ningún seminario, por lo que es probable que se formara en calidad de ayudante de otros curas, situación que estaba permitida en su momento y era ideal para Vivaldi: podía compaginarla con su formación musical. Así,

Sobre la carrera sacerdotal de Vivaldi existe mucha información (Venecia, Archivio Patriarcale, Registro Sacre Ordinazioni, 1688-1706). Recibió las cuatro órdenes menores los días 19 de septiembre de 1693 (ostiario), 2 de septiembre de 1694 (lector), 25 de diciembre de 1695 (exorcista) y 2 de diciembre de 1696 (acólito), y las tres mayores los días 4 de abril de 1699 (subdiácono), 18 de septiembre de 1700 (diácono) y 24 de marzo de 1703 (sacerdote). En los documentos aparece en parte como miembro de parroquia de san Geminiano, en parte como de la san Giovanni in Oleo (Kolneder 1984: 9-10). 

A causa de su virtuosismo y a lo novedoso de su técnica violinística, pedagógica y compositiva, a partir de 1710 fue conocido, requerido y aplaudido tanto en Venecia como en muy diferentes ciudades y países de la Europa de su momento. Nuño describió su físico y personalidad musical:

No era un hombre físicamente agraciado, pero su cabellera pelirroja y su modo de tocar el violín, con fogosidad y alarde de virtuosismo, seducían a los conocedores y mecenas venecianos. Y a los extranjeros también, como atestigua esta evocación del alemán Johann Friedrich Armand von Uffenbach: “Vivaldi interpretaba un solo al que había añadido una cadenza que realmente me asustó, porque aquella forma de tocar nunca se había visto ni podía ser: puso sus dedos a una distancia del puente de solamente una brizna, sin dejar sitio para el arco” (2005: 13).

Tuvo muy pronto claro que debía buscar un empleo y un sueldo estable que le permitiera compaginar sus múltiples inquietudes. En su ciudad y momento, no era nada extraño que un sacerdote fuera, además, músico o compositor:

Al mostrarse Venecia especialmente tolerante en muchos aspectos, tampoco era imposible ver a clérigos en la orquesta de una ópera. Vivaldi llegó a ser conocido por todo el mundo, sin que su sacerdocio fuera por ello ocultado en los documentos y crónicas de la época (Barbier 2005: 25). 

De esta forma, encontró trabajo como profesor en el Ospedale della Pietà tan solo unos meses después de haberse ordenado sacerdote, más en concreto en septiembre de 1703. En este orfanato permaneció hasta 1740 aunque de forma discontinua. Trabajar en una institución como esta le propiciaba un salario fijo que, pese a no ser muy alto, le permitía vivir con holgura y le dejaba tiempo para dedicarse a las otras muchas ocupaciones que se fueron sumando a su vida.

También colaboró en gran medida con el Teatro Sant’Angelo de Venecia, marco en el que destacó como compositor de óperas y en calidad de empresario. Así, en 1713 estrenó Ottone in villa. En este sentido, en este momento tampoco resultaba chocante el hecho de que un sacerdote se dedicara a la composición de óperas. Por ejemplo, el anteriormente citado Legrenzi, también cura, compuso cerca de veinte óperas. Por tanto y en el supuesto de hubiera recibido docencia directa suya, el veneciano bien pudo haber tomado su modelo. En referencia a la labor de empresario, que realizó con gran pasión, consistía en “encargar los libretos, escoger el compositor, contratar cantantes, bailarines, orquesta, escenógrafos y todo el personal necesario para la organización de la representación” (Kolneder 1984: 92). 

Tan solo un año después de entrar a trabajar como maestro de música en el Ospedale della Pietà, parece que esgrimió diferentes problemas de salud para evitarse una obligación que debía ejercer por contrato, la de celebrar misa, tarea que, al parecer, no le agradaba nada. Por el contrario, también es cierto que su condición de sacerdote no le exigía ninguna obligación de impartirla.

 

1.2. Vivaldi en la Semana de Música Religiosa de Cuenca

 

Entre 2001 y 2019, el periodo que hemos elegido para el estudio, los tres directores artísticos que han estado al frente de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, Antonio Moral (2001-2006), Pilar Tomás (2007-2016) y Cristóbal Soler (2017-2019), han programado música de Antonio Vivaldi en once conciertos de nueve de estas diecinueve ediciones.

Hemos seleccionado este periodo debido a que hemos recopilado los datos de forma directa; también para centrarnos en el trabajo de estos tres gestores y abordar lo acontecido en el siglo XXI. Esperamos poder ampliarlo con posterioridad y, en consecuencia, abarcar toda la historia de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, aunque, al no existir un archivo que haya recogido todo lo acontecido en el festival, no hemos logrado conseguir por el momento datos fehacientes.

Fig. 5. Fabio Bonizzoni en la Semana de Música Religiosa de Cuenca. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

En la siguiente tabla reflejamos los recitales en los que se ha escuchado música de Vivaldi poniéndolos en relación con las ediciones y el director artístico que los programó. También señalamos los espacios en los que desarrollaron. El primero de ellos en número es el Teatro Auditorio de Cuenca, un edificio inaugurado en 1994 y diseñado por José María García de Paredes e Ignacio García Pedros. Cuenta con dos salas: la principal puede albergar unos setecientos cincuenta espectadores y la de cámara unos doscientos. Con respecto a la antigua iglesia de san Miguel, se trata de un templo desacralizado que data del siglo XIII. En sucesivas ocasiones, ha sido ampliado y restaurado hasta su habilitación como sala de conciertos, aunque fue elegida la sede en la que se celebrarían los eventos de la Semana de Música Religiosa de Cuenca en la década de los sesenta del pasado siglo.

Por su parte, la Fundación Antonio Pérez es un museo dedicado al arte contemporáneo ubicado en un antiguo convento de Carmelitas Descalzas que se divide en unas treinta y cinco salas dispuestas en cuatro plantas distintas. Por último, la catedral de santa María y san Julián de Cuenca comenzó a edificarse sobre una mezquita árabe a finales del siglo XII. De estilo gótico normando, ha sufrido muy diferentes variaciones. Incluso, la fachada se derrumbó a comienzos del siglo XX, por lo que tuvo que ser reconstruida.

 

 

 

DIRECTOR ARTÍSTICO

EDICIÓN

ESPACIO

C.

Antonio Moral

2002

Iglesia de san Miguel

9

Antonio Moral

2003

Teatro Auditorio de Cuenca

11

Antonio Moral

2005

Teatro Auditorio de Cuenca

11

Antonio Moral

2005

Teatro Auditorio de Cuenca

22

Pilar Tomás

2007

Iglesia de san Miguel

7

Pilar Tomás

2011

Iglesia de san Miguel

6

Pilar Tomás

2015

Fundación Antonio Pérez

2

Pilar Tomás

2016

Iglesia de san Miguel

1

Pilar Tomás

2016

Teatro Auditorio de Cuenca

12

Cristóbal Soler

2017

Catedral de Cuenca

Ruta 2

Cristóbal Soler

2019

Teatro Auditorio de Cuenca[1]

 

Tabla 3. Directores artísticos, años, espacios en los que se desarrolló y conciertos de la SMR con música de Antonio Vivaldi

 

Si tenemos en cuenta el número de ediciones en las que se ha programado música de Vivaldi en el ciclo conquense y el total de años del lapso de tiempo al que hemos atendido, el tanto por ciento resultante es de un 47,34%.

Nº de ediciones estudiadas

Nº de ediciones con música de Vivaldi

Tanto por ciento

19

9

47,34%

Tabla 4. Ediciones estudiadas, conciertos programados, conciertos con música de Vivaldi y tanto por ciento de eventos con composiciones de Vivaldi

 

En otro orden, si atendemos al número de recitales que se han programado en la Semana de Música Religiosa entre 2001 y 2019, un total de cuatrocientos cuatro al sumar conciertos, liturgias, rutas y otras actividades con interpretaciones musicales de notable extensión temporal, y tenemos en cuenta los once conciertos que han contado en su programa con música de Antonio Vivaldi, en un 3,22% de los eventos se ha escuchado música del italiano.

Nº de ediciones estudiadas

Nº de conciertos programados

Nº de conciertos con música de Vivaldi

Tanto por ciento

19

404

11

3,22%

Tabla 5. Ediciones estudiadas, conciertos programados, conciertos con música de Vivaldi y tanto por ciento de eventos con composiciones de Vivaldi

 

En cuanto a las obras que se han interpretado, el Stabat Mater es la partitura que más veces se ha escuchado en la ciudad Patrimonio de la Humanidad, un total de tres, una por director. Por contra, el oratorio Juditha Triunphans se ha representado en tan solo una ocasión. También han formado parte del programa de conciertos distintas arias y otras secciones, extraídas tanto de oratorios, óperas o del Magnificat, además de cantatas, motetes y dieciocho conciertos para muy diferentes agrupaciones e instrumentos solistas (violín, dos violines, dos violonchelos, cuerdas y bajo continuo).

 

Fig. 6. Nathalie Stutzmann y Orfeo 55 en la iglesia de san Miguel. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

En la siguiente tabla listamos todas estas partituras indicando por orden alfabético su título. También incluimos el año de la edición en que fueron interpretadas, el número del concierto y el director artístico, del que hemos abreviado el nombre. Por supuesto, es una mera muestra estadística que no diferencia en la extensión y catalogación de las obras. Sea como fuere, se han escuchado cuarenta y seis partituras distintas del violinista. Del mismo modo y si atendemos a las ediciones que cada uno de los directores artísticos han estado al frente de la SMR en el tiempo que estamos estudiando, en los cuatro años en los que Moral condujo el festival conquense se escucharon dieciséis obras de Vivaldi, en los once de Tomás disfrutamos de veintidós y en los tres de Soler se han programado once partituras del prete rosso.

 

DIRECTOR ARTÍSTICO

AÑOS

Nº de obras

ANTONIO MORAL

2001-2006

16

PILAR TOMÁS

2007-2016

22

CRISTÓBAL SOLER

2017-2019

11

 

Total composiciones distintas

46

 

Tabla 6. Directores artísticos, años de gestión y número de obras de Vivaldi interpretados en ese lapso de tiempo

A continuación, señalamos las obras en concreto relacionándolas con la edición en la que se interpretaron, el concierto y el director artístico que las programó. Para ordenarlas, hemos preferido el orden alfabético de los títulos de la partitura:

Obra de Antonio Lucio Vivaldi (1678-1741)

AÑO

C.[2]

D. A[3].

“Agitata infido flatu”, de Juditha triumphans

2011

6

P. Tomás

Beatus vir en do mayor para soprano, tres contraltos solistas, coro, cuerda y bajo continuo RV 795

2005

22

A. Moral

Concierto da chiesa en sol menor para cuerda y bajo continuo

2005

22

A. Moral

Concierto en la menor para violín, cuerda y bajo continuo RV 522A

2011

6

P. Tomás

Concierto en re mayor para dos violines, dos violonchelos, cuerda y bajo continuo RV 564

2007

7

A. Moral

Concierto en re menor para violín, cuerda y bajo continuo RV 813

2016

1

P. Tomás

Concierto en si bemol mayor para violín, violonchelo, cuerda y bajo continuo RV 547

2007

7

P. Tomás

Concierto en sol menor para violín, violonchelo, cuerda y bajo continuo RV 546

2007

7

P. Tomás

Concierto nº 2 en sol menor l’Estro Armonico para dos violines y orquesta RV 578

2011

6

P. Tomás

Concierto en sol menor para dos violonchelos, cuerda y bajo continuo RV 531

2007

7

P. Tomás

Concierto para cuerda y bajo continuo en la mayor RV 344

2005

22

A. Moral

Concierto para cuerda y bajo continuo en mi menor RV 134

2005

22

A. Moral

Concierto para cuerda y bajo continuo en sol menor RV 152

2005

22

A. Moral

Concierto para cuerda y bajo continuo en sol menor RV 155

2005

22

A. Moral

Concierto para cuerda y bajo continuo en sol menor RV 156

2005

22

A. Moral

Concierto para dos violines Spartito en do menor RV 510

2019

 

C. Soler

Concierto para violín, cuerda y bajo continuo en la mayor RV 344

2005

22

A. Moral

Concierto para violín en re mayor RV 208

2019

 

C. Soler

Concierto para cuerdas en sol menor RV157

2016

12

P. Tomás

Concerto per la Santissima Assunzione di Maria Vergine RV 581

2016

12

P. Tomás

Confitebor tibi domine RV 789

2005

22

A. Moral

“Domine Deus”, del Gloria RV 589

2017

R2

C. Soler

“Esurientes”, del Magnificat, RV 611

2017

R2

C. Soler

“Et Exulvatis Spiritus”, del Magnificat, RV 611

2017

R2

C. Soler

“Gemo in un punto e fremo”, de L’Olimpiade

2011

6

P. Tomás

In Fuori en fa menor RV 626

2016

1

P. Tomás

Introduzione al Miserere Filiae Maestae Jerusalem RV 638

2019

 

C. Soler

“Io sento in questo seno”, de Arsilda, Regina di Ponto

2011

6

P. Tomás

Juditha Triumphans devicta Holofernes barbarie RV 644

2003

11

A. Moral

Laudate Pueri Dominum en sol mayor RV 601

2017

1

C. Soler

Lauda Jerusalem en mi menor para dos sopranos, dos coros y dos orquestas de cuerda RV 609

2005

22

A. Moral

Magnificat en sol menor para dos sopranos y contralto solistas, coro, cuerda y bajo continuo

2005

22

A. Moral

Nisi Dominus en la mayor para soprano y dos contraltos solistas, viola d’amore, chalumeau, violín in tromba marina, violonchelo y  órgano solista, cuerda y bajo continuo RV 803

2005

22

A. Moral

Nulla in Mundo Pax Sincera, motete para soprano, cuerda y bajo continuo RV 630

2007

7

P. Tomás

Salve Regina en fa mayor RV 617

2017

1

C. Soler

“Sede, o cara”, de Juditha Triunphans RV 644

2017

R2

C. Soler

“Sento in seno”, de Il Giustino

2011

6

P. Tomás

Sinfonía para orquesta L’Olimpiade

2016

12

P. Tomás

Sinfonia al Santo Sepolcro en si menor RV 169

2007

2016

7

12

P. Tomás

Sonata al Santo Sepolcro en mi bemol mayor RV 130

2002

2007

9

7

P. Tomás

Sonata para dos violines y bajo continuo en re menor, op. 1 nº 8 RV 64

2015

2

A. Moral

“Sovvente ilsole”, de Andromeda Liberata

2011

6

P. Tomás

Stabat Mater para contralto y orquesta RV 621

2005

2011

2019

11

6

P. Tomás

“Vedrò con mio dilletto” de Il Giustino RV 717

2017

R2

P. Tomás

Vengo a voi luci adorate para soprano, cuerda y continuo RV 682

2011

6

A. Moral

Vespri solenni per la Domenica di Pasqua

2005

22

P. Tomás

 

Tabla 7. Obras de Vivaldi interpretadas en la SMR, edición y concierto en la que se interpretó y director artístico encargado de su programación

 

 

En cuanto a los conciertos propiamente dichos, el recital 9 de 2002, que se celebró en la antigua iglesia de san Miguel el Martes Santo, 26 de marzo, tuvo como protagonistas al conjunto Concerto Italiano y a la soprano Roberta Invernizzi, dirigidos por Rinaldo Alessandrini. Interpretaron un programa en dos partes que se completó con obras de Bononcini, Corelli y Pergolesi.

Por su parte, en 2003 Robert King dirigió a The King’s Consort y al Choir of the King’s Consort en la puesta en escena del oratorio Juditha Triumphans devicta Holofernis barbarie RV 644. Desarrollado en el Teatro Auditorio de Cuenca el Miércoles Santo 16 de abril, intervinieron como solistas la soprano Maria Cristina Kiehr como Vagaus, las mezzosopranos Diana Moore en el papel de Juditha, Hilary Summers en el de Holofernes y Jean Rigby como Ozias. Por último, Tuva Semminsgen fue Abra.

 

Fig. 7. Robert King, The King’s Consort y el Choir of the King’s Consort en el Teatro Auditorio de Cuenca. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

A continuación, en 2005 vivimos dos veladas en las que se interpretó la música del prete rosso. En la primera de ellas, la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE), conducida por Fabio Biondi, interpretó el Stabat Mater para contralto y orquesta RV 621. El contratenor Carlos Mena actuó como solista en un Teatro Auditorio de Cuenca que colgó el cartel de localidades agotadas.

Fig. 8. Fabio Biondi en la Semana de Música Religiosa de Cuenca. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

Además, se dedicó un recital completo a la música del veneciano que, a su vez, era un estreno en España. En este caso fue el concierto de clausura número 22 de la SMR, celebrado el Domingo de Pascua 27 de mayo. Fabio Bonizzoni, también al clave, dirigió a La Risonanza, a la Capilla Peñaflorida, a la soprano Emanuela Galli y a las contraltos Manuela Custer y Gabriella Martellaci en la reconstrucción litúrgica de la celebración en el Ospedale della Pietà de Venecia del 29 de marzo de 1739, que vino a denominarse como Vespri solenni perla Domenica di Pasqua. Como señaló en las notas Pablo Queipo de Llano,

…el programa de hoy emplea –de acuerdo con las prácticas documentadas de la música eclesiástica del siglo XVIII –páginas instrumentales (naturalmente vivaldianas) dispuestas para sustituir las antífonas, que de forma preceptiva preceden a los salmos en la celebración litúrgica del oficio de Vísperas. Todas ellas son movimientos de conciertos para orquesta de cuerda y bajo continuo (2005: 382).

 

Fig. 9. Fabio Bonizzoni al frente de La Risonanza. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

Respetamos las mayúsculas, las cursivas, versales, negritas y el orden de las piezas que se interpretaron tal y como aparecieron en el programa:

Intonatio. Deus in adiutorium meum (cantus planus)

Responsorium. Domine ad adiuvamdum me (cantus planus)

Introduzione: “Concierto da chiesa” en sol menor para cuerda y bajo continuo (in loco Antiphonae)

Concierto para cuerda y bajo continuo en sol menor, RV 155. Adagio y Allegro-fuga

Concierto para cuerda y bajo continuo en sol menor, RV 156. Adagio y Allegro

Confitebor Tibi Domine, RV 789 (cantus planus)

Concierto para cuerda y bajo continuo en do mayor, RV114 (in Ioco Antiphone) Allegro

Beatus vir en do mayor para soprano, tres contraltos solistas, coro, cuerda y bajo continuo, RV 795

Concierto para cuerda y bajo continuo en do mayor, RV 114 (in Ioco Antiphone). Ciaconna

In exitu Israel en do mayor para coro, cuerda y bajo continuo, RV 604

Concierto para cuerda y bajo continuo en mi menor, RV 344 (in Ioco Antiponae). Allegro (fuga)  

Nisi Dominus en la mayor para soprano y dos contraltos solistas, viola d’amore, chalumeau, violín “in tromba marina”, violonchelo y órgano solista, cuerda y bajo continuo, RV 803

Concierto para cuerda y bajo continuo en mi menor, RV 134 (In loco Antiphonae). Allegro (fuga)

Magnificat en sol menor para dos sopranos y contralto solistas, coro, cuerda y bajo continuo, RV 611 (Queipo de Llano-Ocaña, 2005: 374-375).

Después, en la 46 Semana de Música Religiosa, los componentes de la Venice Baroque Orchestra, bajo la conducción de Andrea Marcon, llevaron al sonido un programa que se compuso por obras de Vivaldi y Domenico Scarlatti celebrado el Lunes Santo 2 de abril en la antigua iglesia de san Miguel. Aunque se había anunciado que la soprano Simone Kermes haría el papel solista, debido a una enfermedad de última hora tuvo que ser sustituida por Gloria Milanelli. 

El recital se dividió en dos partes en las que la música de Vivaldi fue la principal protagonista, ya que se interpretaron sonatas, conciertos y sinfonías del veneciano. Tras el descanso, se pudo escuchar el Salve Regina para soprano, cuerda y bajo continuo de Domenico Scarlatti, del que se conmemoraba el 250 aniversario de su fallecimiento.

Tuvieron que pasar cuatro ediciones hasta que, el 18 de abril de 2011, de nuevo Lunes Santo, la anteriormente mencionada contralto y directora Nathalie Stutzmann, al frente de Orfeo 55, encabezó un concierto compuesto por arias de Vivaldi y un concierto para dos violines y orquesta del maestro veneciano. Varias de ellas pertenecían a diferentes óperas, el oratorio Juditha Triunphans y la serenata Andromeda Liberata.

Fig. 10. Nathalie Stutzmann y Orfeo 55 en la iglesia de san Miguel. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

Tras otro prolongado lapso de tiempo, también de otros cuatro años, el 29 de marzo de 2015 Fabio Bonizzoni, de nuevo, dirigió a La Risonanza en la Fundación Antonio Pérez. Este concierto tuvo por título “La tradición de las cantatas sacras en España”. En él se escuchó la Triosonata op. 5 nº 4 en sol mayor HWV 399 de Haendel, la cantada al santísimo para soprano, dos violines y bajo continuo en fa mayor Atiendan, escuchen, de Sebastián Durón, Ego vir videns de José de Torres, Passacaglia variata de Michele Mascitti, la cantada para soprano y violines Ay, que me abraso de amor en la llama de Sebastián Durón y la Sonata para dos violines y bajo continuo en re menor op. 1 nº 8 RV 64 de Vivaldi.

En la edición siguiente, más en concreto el 19 de marzo de 2016, la antigua iglesia de san Miguel fue el marco elegido para volver a interpretar la música de Vivaldi. Bajo la dirección de Federico Maria Sardelli, Modo Antiquo y Roberta Mamelli fueron los encargados de iniciar la 55º edición de la Semana de Música Religiosa en un concierto muy subrayado.

En la misma edición, más concretamente el Viernes Santo, 25 de marzo de 2016, el Teatro Auditorio de Cuenca albergó el concierto que ofrecieron The English Concert, la mezzosoprano Ann Hallenberg y la oboísta Katharina Spreckelsen, dirigidos por Harry Bicket. Para completar el programa, incluyeron un concierto para cuerdas, un concierto para la asunción de la virgen y una de las sinfonías al Santo Sepulcro escritas por el prete rosso. Il piano di Maria, de Ferrandini, y un concierto para oboe de Albinioni, completaron el recital.

Fig. 11. The English Concert en el Teatro Auditorio de Cuenca. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

El año siguiente, 2017, la música de Vivaldi se incorporó a la llamada Ruta barroca 2 Tras el paso de Martín de Aldehuela: música del barroco italiano. La Capilla del Pilar y la Capilla de Nuestra Señora del Sagrario de la Catedral de Santa María y San Julián de Cuenca albergaron la presentación del investigador, escritor y profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha Pedro Miguel Ibáñez. En este marco, Ignasi Jordà al clave y al órgano y los Solistas y Orquesta de Cámara de la Academia SMR, bajo la dirección de Diego Fortes, interpretaron diferentes secciones de obras del veneciano.

Y, ya en 2019, la Capella Cracoviensis, el contratenor Xavier Sabata y Jorge Jiménez como concertino y director fueron los encargados de trasladar al sonido un concierto que llevó por título Quando corpus morietor. La cita se desarrolló en el Teatro Auditorio de Cuenca el Jueves Santo 18 de abril a las 19:30 h.

Como hemos apuntado, en muchos de estos conciertos la música de Vivaldi copó de forma íntegra el programa, aunque en otros se combinó con la música de otros compositores. Entre ellos y en primer lugar, cabe citar a un nutrido núcleo de creadores italianos contemporáneos suyos: Albinioni, Bononcini, Caldara, Corelli, Ferrandini, Mascitti, Pergolesi, Porpora, Alessandro y Domenico Scarlatti. Además, también hay que reseñar a Bach, Durón, Haendel y Torres y, de otras etapas, a Schütz y a Arriaga. Ampliamos los datos a continuación incluyendo el nombre completo, la obra que se interpretó, el número de concierto y el director artístico responsable de su diseño y programación:

COMPOSITOR 

AÑO

C[4]

D. A.[5]

ALBINIONI, Tomasso (1671-1751)

 

 

 

Concierto para oboe op. 9 nº 2

2016

12

P. TOMÁS

 

 

 

 

ARRIAGA, Juan Cristósomo de (1806-1826)

 

 

 

Stabat Mater para tenor, barítono y orquesta

2005

11

A. MORAL

 

 

 

 

BACH, Johann Sebastian (1685-1750)

 

 

 

Magnificat BWV 243 para solistas, coro y orquesta

2005

11

A. MORAL

 

 

 

 

BONONCINI, Giovanni Battista (1670-1747)

 

 

 

Sinfonia da Chiesa en sol menor

2002

9

A. MORAL

 

 

 

 

CALDARA, Antonio (1670-1736)

 

 

 

D’improvviso amor feriste”, D’improvviso

2017

2

Ruta barroca

Da quel strale che stilla veleno

2019

 

 

La Morte d’Abel

2019

 

 

Maddalena ai piedi di Cristo

2019

 

 

Sinfonía nº 3 para cuerdas en fa mayor

2019

 

 

 

 

 

 

CORELLI, Arcangelo (1653-1713)

 

 

 

Concerto grosso en re mayor op. 6, nº 1

2002

9

A. MORAL

Concerto grosso en re mayor op. 6 nº 4

2002

9

A. MORAL

 

 

 

 

DURÓN, Sebastián (1660-1716)

 

 

 

Atiendan, escuchen

2015

2

P. TOMÁS

Ay, que me abraso de amor en la llama

2015

2

P TOMÁS

 

 

 

 

FERRANDINI, Giovanni Battista (c. 1710-1791)

 

 

 

Il pianto di Maria

2016

12

P. TOMÁS

 

 

 

 

HAENDEL, George Friedrich (1685-1759)

 

 

 

Triosonata op. 5 nº 4 en sol mayor HWV 399

2015

2

P. TOMÁS

 

 

 

 

MASCITTI, Michelle (1664-1760)

 

 

 

Passacaglia variata

2015

2

P. TOMÁS

 

 

 

 

PERGOLESI, Giovanni Battista (1710-1736)

 

 

 

Salve Regina para soprano, cuerda y continuo

2002

9

A. MORAL

 

 

 

 

PORPORA, Nicola (1686-1760)

 

 

 

“Alto Giove”, Polifemo

2017

R.

C. SOLER

 

 

 

 

SCARLATTI, Alessandro (1660-1725)

 

 

 

“Catin Overo il Primo Omicidio”

2019

 

C. SOLER

“Perche mormora il ruscello”

2019

 

C. SOLER

 

 

 

 

SCARLATTI, Domenico (1685-1757)

2007

7

P. TOMÁS

Stabat Mater

 

 

 

 

 

 

 

SCHÜTZ, Henrich (1585-1672)

 

 

 

Magnificat SWV 468 para dos violines, tres trombones y tres coros

2005

11

A. MORAL

 

 

 

 

TORRES, José de (ca. 1670-1738)

 

 

 

Ego vir videns. Lamentación tercera del Jueves Santo

2015

2

P. TOMÁS

Tabla 8. Otros compositores y obras interpretadas en la Semana de Música Religiosa en los programas que incluyeron música de Vivaldi

 

También puede ser interesante analizar la procedencia de los principales protagonistas de los eventos a los que nos estamos refiriendo. En relación a los directores de los once conciertos con música de Vivaldi que se han vivido en la SMR, diez son las personas que se han subido a la tarima, nueve hombres y una sola mujer (solo Fabio Bonizzoni repitió). De ellos, cinco son italianos (Rinaldo Alessandrini, Fabio Biondi, el anteriormente citado Fabio Bonizzoni, Andrea Marcon y Federico Maria Sardelli), dos británicos (Robert King y Harry Bickett), dos españoles (Diego Fortes y Jorge Jiménez) y una francesa (Nathalie Stutzmann).

En cuanto a las agrupaciones instrumentales y vocales, cuatro son italianas (Concerto Italiano, La Risonanza, Modo Antiquo, Venice Baroque Orchestra), tres españolas (Joven Orquesta Nacional de España, Capilla Peñaflorida y Solistas y Orquesta de Cámara de la Academia de la Semana de Música Religiosa), tres británicas (The King’s Consort, Choir of the King’s Consort y The English Concert), una polaca (Capella Cracoviensis) y una francesa (Orfeo 55). Resumimos esta información en la siguiente tabla:

DIRECTOR/AGRUPACIÓN

AÑO

NACIONALIDAD (DIRECTOR/

AGRUPACIÓN)

DIRECTOR ARTÍSTICO

Rinaldo Alessandrini/Concerto Italiano

2002

Italia/Italia

Antonio MORAL

Robert King/The King’s Consort, Choir of the King’s Consort

2003

Inglaterra/Inglaterra

Antonio MORAL

Fabio Biondi/Joven Orquesta Nacional de España

2005

Italia/España

Antonio MORAL

Fabio Bonizzoni/La Risonanza y Capilla Peñaflorida

2005

Italia/Italia y España

Antonio MORAL

Andrea Marcon/Venice Baroque Orchestra

2007

Italia/Italia

Pilar TOMÁS

Nathalie Stuztmann/Orfeo 55

2011

Francia/Francia

Pilar TOMÁS

Fabio Bonizzoni/La Risonanza

2015

Italia/Italia

Pilar TOMÁS

Federico Maria Sardelli/Modo Antiquo

2016

Italia/Italia

Pilar TOMÁS

Harry Bicket/The English Concert

2016

Inglaterra/Inglaterra

Pilar TOMÁS

Diego Fortes/Solistas y Orquesta de Cámara de la Academia de la SMR

2017

España/España

Cristóbal SOLER

Jorge Jiménez/Capella Cracoviensis

2019

España/Polonia

Cristóbal SOLER

Tabla 9. Directores, agrupaciones, nacionalidades y gestores que han interpretado y programado música de Vivaldi en la SMR entre 2001 y 2019

 

En otro orden, en las diecinueve ediciones que nos ocupan la Semana de Música Religiosa de Cuenca también ha destacado por el cuidado con el que se ha editado los programas de mano que se entregan al espectador. En la etapa de Antonio Moral se editaba un libro en el que se incluían las reflexiones que destacados divulgadores, periodistas y musicólogos elaboraban sobre cada concierto. Además, también se añadían los textos traducidos al español de los que se interpretaban, modelo ha sido tomado de nuevo de una forma muy similar por Cristóbal Soler en 2017. En este último caso, el público tiene que pagar por el libro, y se entrega únicamente con su entrada un breve programa con las obras y los intérpretes.

Fig. 12. Un músico de Orfeo 55 en la Semana de Música Religiosa de Cuenca. Foto: SMR: Santiago Torralba

 

Por su parte, Pilar Tomás prefirió publicar un pequeño libro diferente en cada concierto. Sin duda, es una solución más costosa y que genera mayor trabajo a la organización, pero, bajo nuestro criterio, resulta mucho más adecuada, ya que se facilitaba a los asistentes a la entrada de cada recital de forma gratuita. De esta manera y al tiempo que se personaliza el evento, se evitaba al público tener que portar todos los días el volumen general.

Sea como fuere, encontramos siete notas al programa relativas a los conciertos en los que Vivaldi fue protagonista en la Semana de Música Religiosa de Cuenca. En la tabla siguiente relatamos las personas elegidas para redactarlas, de los cuales dos son italianos y cinco españoles. También señalamos el título de su trabajo, la edición, el concierto en la que se pudieron leer y el director artístico que los seleccionó (seis de ellos son hombres y solo una, mujer):

AUTOR

TÍTULO

E.

C.

DIRECTOR ARTÍSTICO

Manuel Millán de las Heras

El esplendor mediterráneo

2002

9

A. Moral

Pablo Queipo de Llano-Ocaña

La gloria de Venecia

2003

11

A. Moral

Pedro Mombiedro

Cantos de principio y fin a la Virgen

2005

11

A. Moral

Pablo Queipo de Llano-Ocaña

El sagrado canto del cisne vivaldiano

2005

22

A. Moral

Gian Giacomo Stiffoni

Antonio Vivaldi y Domenico Scarlatti: música profana y “a lo divino”

2007

7

P. Tomás

Juan Carlos Ferruz

Notas

2011

6

P. Tomás

Cesare Fertonani

Música para la Virgen y para la Semana Santa

2016

12

P. Tomás

Olga Fernández Román

“Primero venecianos, luego cristianos”

2019

 

C. Soler

Tabla 10. Notas al programa de los conciertos con música de Vivaldi en la SMR entre 2001 y 2019

 

 

 

 

Bibliografía

 

BARBIER, P., 2005. La Venecia de Vivaldi. Música y fiestas barrocas. Barcelona: Paidós de Música.

KOLNEDER, W., 1984. Guía de Vivaldi. Madrid: Alianza.

MOMBIEDRO, P., 2006. Una mirada a la Semana de Música Religiosa de Cuenca (1962-2006). Cuenca: Ayuntamiento de Cuenca/Consejería de Cultura de Castilla-la Mancha.

MORAL, A., 2001. Fieles a la tradición. En: XL Semana de Música Religiosa Cuenca. Cuenca: Fundación de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, pp. 9-11.

MORENO, J. C., 2005. Vivaldi renaissance. Un virtuoso del violín y un fértil compositor. En: Vivaldi. Madrid: Deutsche Grammophon, pp. 31-35

NUÑO, A., 2005. La Venecia de Vivaldi. Una ciudad marinera y musical. En: Vivaldi. Madrid: Deutsche Grammophon, pp. 11-28.

PEÑUELAS AYLLÓN, M. Á., 2006. Cuenca espectadora y expectante. En: Una mirada a la Semana de Música Religiosa de Cuenca (1962-2006). Cuenca: Ayuntamiento de Cuenca. Consejería de Cultura de Castilla-la Mancha, 2006, pp. 15-17.

QUEIPO de LLANO-OCAÑA, P., 2005. El sagrado canto del cisne vivaldiano. En: XLIV Semana de Música Religiosa de Cuenca 2005. Cuenca: Fundación de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, pp. 376-383.

STIFFONI, G. G., 2007. Antonio Vivaldi y Domenico Scarlatti: música profana y ‘a lo divino’. En: 46 Semana de Música Religiosa Cuenca. Cuenca: Fundación de la Semana de Música Religiosa.

 

 

[1] En esta edición la organización no numeró los conciertos

[2] Concierto

[3] Director artístico.

[4] Concierto

[5] Director artístico

Abstract Views

3187
Metrics Loading ...

Metrics powered by PLOS ALM





Esta revista se publica bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Universitat Politècnica de València

e-ISSN: 2386-7515     https://dx.doi.org/10.4995/cs